Creencias limitantes, te manejan como a una marioneta

El Arte de las Afirmaciones Positivas
julio 23, 2018
Cambios en mi vida ¿Cómo lograrlos?
agosto 21, 2018

Creencias limitantes, te manejan como a una marioneta

creencias limitantes

Las creencias limitantes son todos aquellos temas que tenes archivados en tu subconsciente y te impiden alcanzar tus objetivos. Inclusive te dificulta saber cuáles son. Son apreciaciones de quien sos.  De que sos capaz o incapaz, que te gusta, que te da miedo y que no te atreverías a hacer.  Es lo que crees firmemente de vos mismo, de los demás y de las situaciones de la vida que enfrentamos a diario.

Estas creencias limitantes llegaron a tu subconsciente  desde que estabas en el vientre de tu madre y empezaste a absorber todo lo que escuchabas o experimentabas.  Fuiste archivarlo en tu cerebro esa información.  La mayoría de estas creencias vienen de lo que dijeron o hicieron los adultos que te criaron, padres, abuelos y maestros.  Ellos lo hicieron con amor, responsabilidad y siempre pensando en lo que fuera mejor para su bebe.

Los escuchaste decir que vos no sos muy ágil para los deportes, que no te van bien las matemáticas.  Que no te gustan los vegetales, que sos muy desordenado y que nunca estás listo a tiempo.  Y todo eso ahora justifica que no hagas ejercicio, no te gusten las matemáticas ni los vegetales, que seas desordenado.

También dijeron cosas lindas como que tenes mucha paciencia, nunca haces berrinche ni te enojas, sos compasivo, te gusta compartir. Que sos muy buen nadador, tenes una voz exquisita, sos extrovertido y otras muchas “cualidades” que reforzaron durante tu infancia.  “Cualidades” que de adulto te impiden enojarte cuando tenes la razón, perder la paciencia, no querer compartir algo sin sentirte mal.  Y probablemente no quisiste dedicarte a la natación ni al canto. 

 

Muchas creencias limitantes vienen de lo que escuchaste en tu entorno

Otras creencias limitantes de la vida cotidiana vienen de conversaciones o situaciones que se dieron en tu presencia con frecuencia. Como: tu padre quejándose de su jefe que no le da oportunidad de crecer en la empresa.  Tu madre angustiada porque no le alcanza el dinero y afirma que es la misma situación de todos los meses.  Tus tías hablando de los infieles que son todos los hombres. Y tus tíos opinando que las mujeres deben ser delgadas para calificar como una novia potencial.

Nadie estaba hablando con vos, vos solo estabas ahí cerca jugando, entretenido en lo tuyo, pero tu cerebro estaba escuchando. Estaba archivando esa información que para crecer en la empresa todo depende del jefe y es muy difícil. El dinero nunca alcanza, los hombres son infieles y las mujeres deben ser delgadas. Listo, ya esto es cierto para el resto de tú vida.

 

Otras creencias limitantes vienen de experiencias

Además archivamos creencias limitantes por una mala experiencia como cuando un perro te asustó y seguís teniéndole miedo a los perros. Te perdiste por uno minutos de tus padres en el centro comercial y seguís teniendo miedo al abandono o a estar solo. Se te olvido un párrafo de tu presentación en la clase frente a todos tus compañeros y hasta la fecha no sos capaz de hablar en público.

Bueno todo eso quedo documentado en el disco duro del subconsciente y seguirá siendo algo en lo que creas. Así será hasta que no decidas darte cuenta que tenerle miedo a los perros ahora de adulto no tiene sentido. Que ese día en el centro comercial dejaste de ver a tus padres por unos minutos pero no fue que te abandonaron ni dejaron sola. Y que inclusive a los mejores oradores del mundo se les olvida lo que iban a decir.

 

Así que podés darte cuenta que mientras somos niños también somos esponjas que absorbemos todo lo que escuchamos, vemos y experimentamos.  Todo eso se convierte en quienes somos o dejamos de ser y que hacemos o dejamos de hacer.  Le hemos entregado el control a nuestro subconsciente y este nos maneja como a unas marionetas.  Mueve sus hilos para atrás cuando cree que no somos capaces de algo y los mueve hacia adelante si cree que lo lograremos. Nos mueve a de acuerdo a la información que nosotros recopilamos durante nuestra infancia y el resto de la vida y la dimos como cierta.

 

creencias limitantes

El subconsciente se convierte en el director el espectáculo

 

El subconsciente es el director del  de nuestra vida y nos maneja como marionetas con la mejor intención de protegernos.  Protegernos de lo que aprendimos de niños que somos o no somos capaces. Lo que aprendimos sobre los hombres o las mujeres en general, sobre el trabajo y el dinero. Y sobre las religiones y las relaciones de pareja. Pero, sobre todo, lo que ahora de adultos nosotros creemos porque otros creyeron de esa manera y así se convirtieron en nuestras creencias limitantes.

 

 

Llegó la hora de cambiar esas creencias limitantes

Es hora de darse cuenta que no son tus creencias. Que no son tus experiencias las que te afirman que todos los hombres son infieles. No sos vos el que cree que crecer en un trabajo depende de otro y no de tu empeño. Y tampoco sos vos el que cree que una mujer solo vale por como luce. Ni que hablar en público es imposible. Que enojarse es ser mala persona, que ser impuntual es algo que no podés controlar y que no te gustan los vegetales.

Vos ahora hasta podés convertirte en vegetariano si tomas la decisión de cambiarle el guion al subconsciente. Ser el director de tú vida y dejar de ser marioneta de lo que otros dijeron o creyeron por sus experiencias y circunstancias. Ya sos el adulto y debes hacerte 100% responsable de tus creencias.

Agradece en tu corazón a todas las personas que han sido parte de tu vida y de quienes aprendiste. Todos lo hicieron con amor y buenas intenciones. Pero ya podés sacar las tijeras y cortar esos hilos que todavía te tienen atado a ellos y a sus creencias.

Toma ese guion y corrige lo que te limita, cambia esas frases por otras motivadoras que te den seguridad de que:

sos capaz de hacer, lo que seas capaz de soñar”

creencias limitantes

 

Hazte 100% responsable de tu vida. De lo que queres hacer, de realizar tus sueños y saber que sos capaz de alcanzar grandes metas si crees que lo harás. Si crees en tu capacidad, si crees en vos mismo.  Si sos el dueño de tus creencias.

Conviértete en el director de tu vida y ve por todo aquello que creías imposible.  Si necesitas ayuda para encontrar en tu  subconsciente esas creencias que te han impedido realizar tus sueños, conta conmigo.  Puede ser a través de un proceso de coaching en el que seré el interlocutor entre tu subconsciente y vos. Así podrás saber quién, cuándo y cómo te dijeron que no eras capaz de algo.  Y  juntos cambiar esa creencia por una motivación que te ayudará a alcanzar grandes retos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *